Valora este artículo
(0 votos)

El presidente de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA), Cristóbal Aguado se ha reunido esta mañana con el conseller de Gobernación, Serafín Castellano, para tratar el problema de los incesantes robos que vienen sufriendo los agricultores valencianos. En este sentido, una de cada seis instalaciones de riego de la provincia de Valencia ha sufrido al menos un robo en el último año, según las estimaciones de los servicios técnicos nuestra asociación. De este modo, de los 11.000 a 12.000 pozos censados en Valencia, se estima más de 1.500 robos desde 2007.

 

Las pérdidas para el sector agrario por la oleada de robos ascienden a 10 millones de euros en Valencia. Las comarcas con mayor incidencia de robos son Camp de Morvedre, la Safor, L’Horta Sud y la Ribera.Otras zonas valencianas que sufren la lacra de los robos de casetas de riego son, por orden decreciente, L’Horta Nord y Oest, Camp de Turia, La Costera, La Vall d’Albaida y El Comtat. En cambio, se registra una menor siniestralidad en comarcas del interior, donde los robos se intensifican en verano con la campaña de algarrobas y almendras. De hecho, los robos de cosecha tampoco conocen límites.

 

A raíz de la subida del precio de la naranja, las bandas organizadas se han cebado con campos enteros de La Ribera y La Safor, aunque también hay decenas de robos de fruta en Camp de Morvedre y L’Horta Sud. Por poner un ejemplo, sólo en Albalat de la Ribera y Polinyà del Xúquer, los agricultores estiman robos de unas 10.000 arrobas, es decir 120.000 kg, de naranjas Valencia en lo que llevamos de año.

 

En comarcas como L’Horta Nord y Camp de Turia los robos se extienden a otros cultivos. Los robos también afectan a maquinaria, e incluso a vehículos particulares de agricultores que faenan en el campo. Sólo en Cullera se registran seis casos. Sin duda, la Comunitat Valenciana es objetivo prioritario de las bandas organizadas. Según Telefónica, uno de cada cuatro robos de cobre se produce en la Comunitat.

 

El conseller ha indicado indicado que "propondrá una reunión más amplia en la que pueda estar todo el sector agrario, y todas las administraciones para abordar posibles soluciones que puedan incidir en evitar la picaresca de la venta y compra de productos robados a bajo precio en mercados de segunda mano”. Por parte de la Generalitat Castellano ha indicado que trasladará esta preocupación de los agricultores “a los departamentos de Agricultura, Encomia e Industria y Comercio”.

 

Por su parte, el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, recogió con satisfacción el compromiso de Castellano de impulsar una reforma del Código Penal para “castigar de una vez por todas al delincuente y conseguir que la delincuencia deje de ser rentable en España”: “No tiene sentido que el Código Penal no castigue ni la reincidencia ni la pertenencia a una banda organizada”.  

 

Aguado también reclamó “un aumento de la plantilla y una mayor coordinación de las fuerzas de seguridad” y coincidió con el conseller en demandar al Gobierno central tanto “transparencia informativa” en las tasas de criminalidad de la Comunitat Valenciana como la convocatoria de una segunda reunión de la Junta de Seguridad en el Ámbito Rural.  “Aunque no se le pueden poner puertas al campo, los agricultores queremos tener la seguridad de que hay agentes para proteger nuestras propiedades y de que, en caso de robo, los delincuentes van a pagar una pena rigurosa”, concluyó Aguado.

 

 

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)

AVA-ASAJA denuncia que el fuerte ataque de ‘mil­­­­­­­­diu’ que se sufrió hace un mes y medio así como las importaciones desde Chile y Ar­­­­­­­­­gen­ti­­na han arruinado la campaña de cebolla valenciana. El hongo, propiciado por la sucesión entre abril y marzo de rocíos por la noche y altas temperaturas durante el día, no mata la planta pero sí afecta al desarrollo del bulbo, lo que ha provocado que dos tercios de la cosecha no sean comercializables por su escaso ta­ma­­­­ño. “El ba­jo calibre de la mayor parte de la producción y las fuertes im­portaciones des­­­­­de Su­­damérica –mucho más baratas- han hundido las primeras se­ma­­nas de la cam­­­­­­­pa­ña de cebollas y muchos han optado por rotovatar sus campos an­tes que ‘re­ga­­­lar’ su pro­ducción”, denuncia el presidente de la asociación, Cristóbal Aguado. 

 

Tras una temporada marcada por un importante descenso de la producción que permitió a los productores recuperarse y alcanzar unos precios en origen me­dios de unos 0,30 euros/kg, en la presente las cotizaciones no lle­gan a los 0,18 euros/kg. A esta caída ha contribuido también las dificultades del comercio para poder exportar las cebollas por su escaso calibre, lo que ha abocado a volcar la inmensa ma­­­­­­­­yoría de la producción al mercado nacional ya de por si sa­turado por la gran can­ti­­­­dad de género almacenado de la anterior campaña, por la oferta de otras regiones así como por la concurrencia con las importaciones. 

 

“Cuando los precios suben, suele llegar un barco con cientos de toneladas de ce­­­bollas sudamericanas para presionar los precios a la baja”, denuncia Aguado quien añade que “no sólo hunden el mercado sino que además no aportan mayor ca­­lidad”. De hecho, los calibres de cebolla de la producción valenciana que no serán comercializados y que en muchos casos serán des­trui­dos por el agricultor sí se en­cuentran con suma facilidad en las partidas im­portadas que entran por puertos como el de Rótterdam.

 

 

El hundimiento generalizado de los precios en el campo ya se ha visto re­fle­ja­do en los lineales de los supermercados. Así lo acreditan los últimos datos del mes de abril del Ministerio de Industria y Comercio, que ya situó a las cebollas como el ter­­cer pro­ducto fresco que más cayó con respecto al mismo mes de 2007, con un des­­­­­cen­so del 7,51%. En el mismo mes del año pasado, por el contrario, la subida in­te­r­­­anual de precios de este cultivo fue del 35%. “Las importaciones no sirvieron el año pa­sado para compensar la caída de la cosecha y los precios se dispararon. Sólo con un sector fuerte y no sujeto a las oscilaciones en la producción que provocan las cri­sis de precios se puede garantizar un suministro a precios estables, razonables para todos y de ca­li­dad”, con­cluye Aguado. 

Valora este artículo
(0 votos)

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA), con la colaboración de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), inicia por segundo año consecutivo un ciclo de Cursos de Prevención de Riesgos Laborales, de nivel básico (30 horas), a fin de cumplir la legislación vigente para aquellos asociados que necesiten contratar trabajadores en la temporada de la vendimia.  

 

Los cursos se repartirán por las comarcas Utiel-Requena, La Hoya de Buñol, y la Ribera Alta, y se celebrarán en distintos horarios con el fin de adaptarse mejor a las necesidades de los agricultores. El año pasado se beneficiaron de los cursos, sólo en la comarca Utiel-Requena, más de 350 viticultores asociados. La organización agraria facilita, así, de manera totalmente gratuita, un título que ofrece la capacitación mínima exigida por la Autoridad Laboral para poder encargarse de la prevención de riesgos laborales. 

 

Por otra parte, AVA-ASAJA recuerda a los agricultores de Utiel-Requena que tienen hasta el próximo 30 de mayo para iniciar la tramitación de trabajadores para la próxima vendimia, a partir de contingentes procedentes en su gran mayoría de Rumania y Bulgaria. Los asociados pueden informarse en las oficinas comarcales de la organización agraria.  Finalmente, AVA-ASAJA realizará un curso en Requena de Introducción al Cultivo Ecológico, necesario para acceder a subvenciones de agricultura ecológica. El curso tendrá lugar en Requena del 26 de mayo al 2 de junio, de 19 a 22 horas.

Valora este artículo
(0 votos)

Un representante de AVA-ASAJA en el con­se­­jo regulador de la Denominación de Origen (DO) Chufa de Valencia ya se dirigió a la entidad el pasado 25 de abril para pedir que se in­ves­tigase la coexistencia en las instalaciones de empresas ins­­critas relacionadas con la elaboración de horchata, de chufas valencianas con­tro­la­das por la entidad con otras fo­ráneas.  

 

El vocal de esta asociación, Justo Panach, se interesó por es­­te asunto antes de que se produjera el pasado 11 de mayo la visita de la vicepresidenta del Go­bierno, María Teresa Fernández de la Vega, a la em­pre­sa Tigernuts, en Níger. “Con conocimiento de causa, nos ratificamos pues en la de­nuncia que realizamos el pa­­­sado día 12 cuando acusamos al Ejecutivo central de apoyar la competencia des­leal que practican los empresarios, sean valencianos o no, que acuden a África para pro­­ducir chufa que después se transforma en horchata elaborada en Valencia”, explica el presidente de esta asociación, Cristóbal Aguado AVA-ASAJA reitera que, como ya denunció el pasado lunes, centenares de to­neladas de las chufas producidas en Níger son adquiridas por un operador va­len­ciano que, tras realizar una segunda selección, limpieza y secado, las co­mer­cializa para que otros hagan la horchata.

 

 

Por todo lo cual, Panach se volvió a dirigir al con­se­jo el pa­sado día 13 de mayo para transmitir la “indignación” de esta organización en tanto la horchata elaborada con el tubérculo africano “se produce y consume en la Comunidad” –reza el escrito- y además se comercializa “usando juegos de pa­la­bras e imágenes” en las que se indica que tal horchata es valenciana.

 

 

Circunstancia que, ade­más, resulta si cabe más grave cuando el citado importador es miembro del pro­pio consejo regulador de la DO ‘Chufa de Valencia’.  En tales circunstancias, la organización agraria ha reclamado a la entidad en­car­gada de velar porque se garantice la calidad y procedencia de la materia prima con la que se elabora la bebida valenciana, que tome “cartas en el asunto” y se informe a la Conselleria de Agricultura de tan impropio modo de proceder.  “No tendríamos ningún problema con la actividad de Tigernuts y con la propia vi­sita de la vicepresidenta si ésta se limitase a la de ser proveedor de chufa para la pesca o para la cosmética, pero no es el caso”, explica Aguado. “Debemos de­fender a toda costa este cultivo, no sólo porque es la base con la que se elabora un alimento tan nuestro sino porque además su pervivencia es clave para salvar la huerta frente a la presión urbanística y es de los pocos que podría permitir a los agri­cul­tores mantener unas rentas dignas”, concluye el dirigente agrario.  Las im­por­ta­ciones, de hecho, han contribuido a agravar la crisis iniciada en este sector en 2006.

Valora este artículo
(0 votos)

AVA-ASAJA lamenta que la vicepresidenta del Go­­­­bierno, María Teresa Fernández de la Vega, haya apoyado con su visita a las ins­­ta­­­laciones de un empresario valenciano en Nigeria (Tigernuts), la com­petencia des­­leal que este país practica con respecto al sector valenciano de la chufa. “Es in­to­le­rable que el Gobierno apoye actuaciones como las de este señor, que aprovecha el ‘dumping so­cial’ para hacer negocio a costa de los agricultores valencianos”, ad­vier­te el pre­sidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado.

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)

AVA-ASAJA ha propuesto a la Comisión Euro­pea (CE) crear un centro financiado por los Estados miembros para de­fender y lo­grar las autorizaciones futuras de aquellos fitosanitarios cuyo uso sea cla­ve para el man­­­­­­­­te­ni­miento del cultivo  pero que, por los motivos que fueren, no despierten el in­te­­­­­rés de la industria fitosanitaria. Tal petición fue realizada esta semana por la eje­cu­tiva de es­­­­ta asociación, que viajó a Bruselas para entrevistarse con miembros de la Di­­rec­ción General de Sanidad y Consumo (DG Sanco) de la CE, con diversos eu­­ro­di­­pu­ta­dos y con representantes del Comité de Representación Permanente.

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) alenta a todos los agricultores de la Comunidad Valenciana que no hayan tramitado aún los expedientes para solicitar el cobro del Pago Único a que lo hagan en la mayor brevedad posible. Pese a que el periodo finalizó el pasado 30 de abril, todavía hay posibilidad de presentar la documentación hasta el 25 de mayo sin penalización alguna, dato este último que se contradice con lo anunciado en un principio por el Ministerio ya que estaba prevista una penalización del 1% por cada día de retraso.

 

 

Valora este artículo
(0 votos)

AVA-ASAJA ha pedido a la Generalitat Valenciana que paralice, a la espera de soluciones, la propuesta de ampliación de las zonas ZEPA (zona de especial protección de aves) en los términos de San Benito, Meca y Teresa de Cofrentes, en la provincia de Valencia. Con la colaboración de los servicios técnicos de la organización agraria, decenas de propietarios afectados han presentado alegaciones ante la Conselleria de Medio Ambiente por considerar que la ampliación de la zona ZEPA es, a todas luces, insostenible con las personas que viven y trabajan en ese entorno.

 

 

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)

AVA-ASAJA reclama al Gobierno central y au­­­­­­tonómico que, de cara a la próxima campaña citrícola, priorice las gestiones co­mer­ciales y fi­to­sa­ni­ta­­­­rias con Rusia y Europa del Este ante el nuevo fra­­caso de las ven­tas a Asia y el drás­ti­co des­censo de las logradas en la presente tem­­porada a EEUU. Y es que, pe­se a las recientes aperturas a los cítricos es­pa­ñoles de China, Tai­­wán, Hong Kong o Co­rea del Sur, las exportaciones a to­­do el continente asiático se han estabilizado en no más de 5.000 toneladas.

 

 

Por su parte, las ventas a EEUU se han hun­dido tam­bién este año por la re­valorización del euro frente al dólar y por la re­­cu­peración de la ci­tricultura local de las heladas que sufrieron en 2007, lo que ha su­puesto que este mercado ceda al país ex co­mu­nista la condición de primer des­tino citrícola no co­mu­nitario, con casi 50.000 Tn colocadas esta campaña.  

 

Por todo ello, el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, reclama al G­o­bier­no que “resuelva el conflicto surgido con el protocolo suscrito por Bruse­las, que impone límites de residuos (LMR’s) que harían im­posible exportar cítricos a Ru­sia la temporada próxima”. Efectivamente, la Fe­de­ración Rusa ha establecido LMR’s mu­cho más bajos que los que recientemente se armonizaron en la UE en hasta 12 ma­te­rias activas de uso común en la ci­tricultura y sin alternativas viables.

 

 

De igual ma­ne­ra, Aguado insta al Ins­tituto Valenciano de la Exportación (IVEX) y a la Agencia de Ex­portación de Pro­duc­tos Agrarios prometida por el jefe del Consell, Francisco Camps pero aún en ciernes a que “de la mano del Instituto de Comercio Exterior (ICEX) “se vuelquen en dar facilidades pa­ra la exportación a Rusia y Europa del Es­te y preparen un plan de promoción en aquel país”. 

 

“La apertura de nuevos mercados asiáticos para los cítricos, además de ser muy cara, no es la panacea porque se trata de mercados muy lejanos, con graves pro­­ble­mas logísticos y donde  EEUU tiene el plácet comercial”, advierte Aguado. De hecho, sólo en la pasada temporada y debido al hueco dejado por EEUU a causa de las fuertes heladas de California, España logró exportar a toda Asia 14.629 to­ne­la­das de cítricos.

 

 

Y es que, pese al trabajo de negociar los co­rres­pondientes pro­to­co­los fitosanitarios con cada uno de estos países y el importante coste las es­tancias de las visitas de sus ins­pec­tores –que preparan primero el acuerdo con vi­si­tas a cam­pos, almacenes, administraciones… y que tienen que revisar pos­te­rior­mente los en­víos en origen, todo a gastos pagados-  las cifras al­can­za­das en tales mercados sólo han sido anecdóticas y en absoluto se han correspondido con las expectativas le­vantadas por la Administración central. 

 

El ca­so de China es especialmente paradigmático. Cuando se anunció su apertura, el Gobierno estimó que en diez años el sector citrícola podría co­lo­car más de 400.000 toneladas. Lo cierto es que en estas dos campañas los envíos no han pasado de ser testimoniales, con 46 y 64 toneladas.  El caso de Taiwán no es menos lacerante: tras 4 años negociando el protocolo en su primer año de apertura –el presente- no se ha realizado ningún envío aún. 

 

El potencial de Rusia como plaza donde volcar los esfuerzos para diversificar el principal mercado citrícola español –que es y será la UE- es grande. De hecho, entre la temporada 2000/01 y la 2002/03 las cifras de venta de cítricos siempre su­peraron holgadamente las 50.000 toneladas, si bien la inmensa mayoría de éstas eran de limones y no tanto de naranjas o mandarinas. El país ex soviético aumenta cada año sus compras de frutas y verduras en más de un 40% y su consumo en cítricos es aún 10 veces menor al español, no llegando a los 2,6 kg/habitante/año.

Vea el cuadro comparativo en el documento pdf "nota_asia"

Página 122 de 138

 

 

 

Volver