Valora este artículo
(1 Voto)

15 de abril de 2024.- Más de 100 arroceros y 30 tractores de las organizaciones profesionales agrarias de la Comunitat Valenciana (AVA-ASAJA, La Unió Llauradora, ASAJA Alicante, UPA-PV y CCPV-COAG) han efectuado hoy un nuevo un acto de protesta sectorial del arroz en la localidad de Algemesí, delante de la empresa Arroz Sos-Herba Ricemill, ante la desastrosa situación comercial del sector arrocero valenciano por las masivas importaciones procedentes de terceros países. Este acto supone el retorno del calendario de movilizaciones que las organizaciones agrarias iniciaron a finales del pasado mes de enero y que hasta finales de febrero contó con hasta cuatro actos conjuntos de protesta a lo largo de las tres provincias.

La protesta ha tenido lugar en la entrada de la empresa Arroz Sos-Herba Ricemills, S.L.U. -del grupo Ebro Foods- situada en Algemesí. Los tractores han llegado al punto de concentración a través de carreteras comarcales, principalmente por la CV-516, y han colocado en las inmediaciones de las instalaciones de esta empresa. A la conclusión del acto reivindicativo, se ha elaborado una paella con arroz valenciano para denunciar las importaciones de esas empresas. El objetivo es que los consumidores compren arroz valenciano, “para comer sano y seguro, potenciar la economía de nuestra tierra y salvar los humedales valencianos de los que depende el cultivo del arroz”, señalan las entidades convocantes.

Durante las últimas semanas se ha producido una gran entrada de arroz procedente de los países asiáticos e importados por empresas con implantación en la Comunitat Valenciana como Arroz SOS, justo en un momento donde no hay contratos de compraventa y los almacenes continúan llenos de arroz valenciano de la pasada campaña. Con esta práctica de importaciones, estas grandes empresas supuestamente pretenden bajar el precio del arroz valenciano que afecta sensiblemente a la renta de los agricultores.

Los arroceros protestan así contra las políticas agrarias europeas en el sector del arroz, ante la falta de reciprocidad en los acuerdos comerciales suscritos por la Unión Europea con países terceros. Dicha falta de reciprocidad fomenta una evidente competencia desleal de las importaciones agrarias. “A diferencia del arroz europeo que cumple los máximos estándares de calidad, Myanmar y Camboya, por ejemplo, usan productos químicos nocivos para la salud que están prohibidos en la UE, cultivan de manera insostenible para el medioambiente y vulneran los derechos humanos”, aseguran los arroceros. También critican a las grandes empresas arroceras por no especificar en los paquetes de arroz que venden en las cadenas de distribución el país de origen. Algunas de ellas venden arroz asiático como si fuera valenciano, indicando en la etiqueta únicamente el distribuidor local e incluso fotos identificativas de la Comunitat Valenciana, lo que arruina a los productores y engaña a los consumidores.

En este sentido, Carles Peris, secretario general de LA UNIÓ, indica que “nuestro arroz sigue almacenado sin vender, mientras llegan importaciones masivas de terceros países, casi 40.000 toneladas en las últimas semanas. Queremos que además de que se reduzcan las importaciones, se etiquete el origen del arroz de estas grandes empresas para no engañar a los consumidores, no sirve que ponga envasado en Valencia sin especificar luego el origen”.

Miguel Minguet, representante de AVA-ASAJA, señala que “al consumidor se le hace pasar arroz asiático por valenciano y eso no es justo. Nuestro arroz tiene una seguridad alimentaria que no tiene el de fuera, se nos prohíben por ejemplo productos fitosanitarios que a otros les permiten. Hay que poner el origen en los paquetes de arroz porque ahora casi nadie lo hace y se les da gato por liebre a los consumidores”.

 

Valora este artículo
(1 Voto)

12 de abril de 2024.- Las organizaciones profesionales agrarias de la Comunitat Valenciana (AVA-ASAJA, La Unió Llauradora, ASAJA Alicante, UPA-PV y CCPV-COAG) realizarán un acto de protesta sectorial del arroz este próximo lunes 15 de abril, desde las 11 horas, en la localidad de Algemesí (Arroz Sos), ante la desastrosa situación comercial del sector arrocero valenciano por las masivas importaciones procedentes de terceros países. Retoman así las organizaciones agrarias el calendario de movilizaciones que iniciaron a finales del pasado mes de enero y que hasta finales de febrero contó con hasta cuatro actos conjuntos de protesta a lo largo de las tres provincias de la Comunitat Valenciana.

La protesta tendrá lugar en las inmediaciones de la empresa Arroz SOS-Herba Ricemills, S.L.U. -del grupo Ebro Foods- situada en la carretera CV-42, km 3,5, en el término municipal de Algemesí. Los tractores llegarán al punto de concentración a través de carreteras comarcales, principalmente por la CV-516, y se situarán a lo largo de la carretera que rodea esta empresa. A la conclusión de este acto reivindicativo, se elaborarán diversas paellas con arroz valenciano para denunciar las importaciones de esas empresas. El objetivo es que los consumidores compren arroz valenciano, “para comer sano y seguro, potenciar la economía de nuestra tierra y salvar los humedales valencianos de los que depende el cultivo del arroz”, señalan las entidades convocantes.

Durante las últimas semanas se ha producido una gran entrada de arroz procedente de los países asiáticos e importados por empresas con implantación en la Comunitat Valenciana como Arroz SOS, justo en un momento donde no hay contratos de compraventa y los almacenes continúan llenos de arroz valenciano de la pasada campaña. Con esta práctica de importaciones, estas grandes empresas supuestamente pretenden bajar el precio del arroz valenciano que afecta sensiblemente a la renta de los agricultores.

Los arroceros protestan así contra las políticas agrarias europeas en el sector del arroz, ante la falta de reciprocidad en los acuerdos comerciales suscritos por la Unión Europea con países terceros. Dicha falta de reciprocidad fomenta una evidente competencia desleal de las importaciones agrarias. “A diferencia del arroz europeo que cumple los máximos estándares de calidad, Myanmar y Camboya, por ejemplo, usan productos químicos nocivos para la salud que están prohibidos en la UE, cultivan de manera insostenible para el medioambiente y vulneran los derechos humanos”, aseguran los arroceros.

También critican a las grandes empresas arroceras por no especificar en los paquetes de arroz que venden en las cadenas de distribución el país de origen. Algunas de ellas venden arroz asiático como si fuera valenciano, indicando en la etiqueta únicamente el distribuidor local e incluso fotos identificativas de la Comunitat Valenciana, lo que arruina a los productores y engaña a los consumidores.

Valora este artículo
(1 Voto)

 

La prolongada sequía que está afectando a la Comunitat Valenciana, agravada por las elevadas temperaturas y los vientos de poniente, ya está provocando graves problemas a la práctica totalidad de las producciones agrícolas y ganaderas. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) traslada la preocupación cada vez más patente del sector tanto por las restricciones de riego y los sobrecostes que deben asumir los productores como por las mermas de producción previstas.

Valora este artículo
(1 Voto)

Los arroceros valencianos redirigieron hoy el objetivo de sus movilizaciones, de los supermercados a las administraciones, con una marcha en la ciudad de Valencia que acabó frente al Palau de la Generalitat y la Delegación del Gobierno.

Los agricultores partieron a pie desde la Estación del Norte, hicieron una parada en el Palau de la Generalitat y finalizaron el trayecto en la Delegación del Gobierno. El grupo fue repartiendo octavillas a los consumidores, portando pancartas con mensajes de denuncia y tocando tambores.

Esta tercera protesta –después de las convocadas a las puertas de varios supermercados de Alfafar y Cullera– hizo hincapié en reivindicar a las administraciones “un cambio en la legislación europea para que obligue a especificar en el etiquetado del arroz el país de origen, ya que se están vendiendo arroces asiáticos como si fueran valencianos, lo que supone un engaño a los consumidores y una ruina para los productores”.

La campaña valenciana del arroz estaba siendo fluida y registraba precios razonables hasta que entraron por los puertos europeos, entre ellos los de Sagunt y Valencia, masivas importaciones de arroz asiático. Desde entonces las ventas se han paralizado mientras los almacenes siguen llenos. Estas importaciones están fomentadas por los acuerdos comerciales suscritos con la Unión Europea: Camboya y Myanmar tienen los mismos derechos que los Estados Miembros (arancel cero) pero no tienen las mismas obligaciones (usan productos químicos nocivos para la salud que están prohibidos en Europa y cultivan de manera insostenible para el medioambiente).

 

Valora este artículo
(1 Voto)

Representantes de las principales organizaciones agrarias (AVA-ASAJA, LA UNIÓ Llauradora i Ramadera, ASAJA Alicante, UPA-PV y CCPV-COAG) y de las cooperativas valencianas han viajado a Bruselas acompañados por el president de la Generalitat, Carlos Mazón, y el conseller de Agricultura, Ganadería y Pesca, José Luis Aguirre, para trasladar a las instituciones comunitarias la gravísima situación por la que atraviesan la agricultura y la ganadería valencianas.

A lo largo de este viaje, la delegación valenciana ha mantenido diferentes encuentros con representantes del Parlamento Europeo, del Comité de las Regiones y de la Comisión. De igual forma, ha participado en el evento “Cultivando el futuro: desafíos y soluciones para una agricultura regional europea”, donde se ha presentado un documento de posición consensuado, que cuenta con el pleno apoyo de la Generalitat.

En este documento, expuesto por el director de Cooperatives Agro-alimentàries, Enrique Bellés, se incide en que “tras las grandes cifras macroeconómicas, se esconde una profunda crisis estructural”, provocada, entre otros aspectos, por “una serie de decisiones políticas adoptadas por las instituciones comunitarias”, que “permiten elementos diferenciadores en las condiciones de producción y comercialización, y que afectan de modo muy directo a la competitividad de las producciones europeas”.

Asimismo, denuncia que el escenario actual provoca que a los agricultores y ganaderos no les salgan las cuentas, mientras parece que en las instituciones comunitarias “no se tiene una percepción real de que hay un problema”.

Propuestas del sector productor

El documento también aborda una batería de propuestas realizadas por el sector productor valenciano, entre las que se incluyen la adaptación de los objetivos medioambientales del Pacto Verde a su realidad económica y social; la eliminación de burocracia y la simplificación de la PAC; mayor firmeza en la toma de decisiones tras la detección de envíos procedentes de terceros países contaminados con plagas de cuarentena; mantener la autorización de uso de materias activas mientras no haya alternativas biológicas o biotécnicas viables; exigir reciprocidad a terceros países en la limitación de uso de dichas materias; o impulsar las cláusulas espejo en los acuerdos comerciales.

De igual manera, se incide en cuestiones como la modificación de las normativas comunitarias sobre funcionamiento de la cadena alimentaria y buenas prácticas comerciales; el apoyo real a la incorporación de jóvenes y mujeres a la actividad agraria; y la petición de una mayor implicación de las instituciones comunitarias en la resolución de los problemas denunciados sistemáticamente por agricultores y ganaderos.

Está en juego el futuro del sector

Los representantes de las organizaciones participantes en este viaje de trabajo han asegurado que “siempre es importante tener la oportunidad de exponer directamente nuestros problemas y reivindicaciones ante las personas responsables de la toma de decisiones que nos afectan profundamente” y han mostrado su deseo de “venir las veces que sea necesario, para que esto no sea una visita aislada y podamos desarrollar una verdadera acción de lobby de la agricultura valenciana”.

Asimismo, esperan que “esta visita, que se enmarca en un contexto global de protestas del sector agrario a nivel europeo, sirva para trasladar una realidad que no se puede ocultar: que los agricultores y ganaderos son el eslabón más débil de la cadena alimentaria y que, de mantenerse la situación actual sin acometer los cambios profundos que son necesarios, estaremos condenando el futuro y la viabilidad de miles de explotaciones agrarias y ganaderas”.

Valora este artículo
(1 Voto)

Madrid, 5 de abril de 2024.- La Junta Directiva Nacional de ASAJA, reunida hoy en Madrid, ha estudiado y debatido el documento de propuestas presentado el pasado 25 de marzo por el ministerio de Agricultura en respuesta a la campaña de movilizaciones llevadas a cabo por los agricultores y ganaderos españoles, en demanda de medidas para hacer frente a la grave crisis en la que se encuentra inmerso el sector agrario. El máximo órgano de decisión entre asambleas de ASAJA considera positivas una parte de las propuestas del ministerio, aunque encuentra carencias muy significativas en materias concretas y ausencia de medidas en sectores productivos que necesitarían una respuesta más decidida.

Analizados pormenorizadamente los distintos bloques de medidas, ASAJA acoge con satisfacción el esfuerzo de simplificación de algunas medidas de aplicación de la PAC, tal y como ha promovido la Comisión Europea y que el ministerio de Agricultura ha trasladado al Plan Estratégico de aplicación en España (PEPAC). Lamentablemente algunas de estas medidas, que ASAJA venía demandado ya desde hace meses, llegan tarde y una vez pasada la planificación y siembra por parte de los titulares de las explotaciones. La flexibilización de algunos requisitos de los eco regímenes responde a una lógica agronómica y a la necesidad de adaptar dichos requisitos a la realidad climáticas y productiva de las explotaciones, necesaria para la aceptación de dichos sistemas voluntarios en favor del clima y el medio ambiente.

Valoramos el mantenimiento de la devolución del Impuesto de Hidrocarburos para el gasóleo agrícola, así como las reducciones en las facturas en el IRPF de los carburantes y los fertilizantes, del 15% del rendimiento neto en el régimen de módulos del IRPF, al igual que la nueva medida de no incluir el IVA compensatorio en la base imponible del IRPF en módulos para alcanzar el límite de 250.000 euros para la permanencia en el régimen.

Hasta aquí algunos de los aspectos más favorables incluidos en el citado documento de propuestas, a juicio de ASAJA. Sin embargo, hay otros aspectos muy relevantes para el día a día de la actividad productiva y comercial de los profesionales agrarios que quedan en barbecho o sin vías de solución.

En lo relativo a los aspectos comerciales de los productos agrarios, ni desde Bruselas, ni desde el Gobierno de España se han abordado cuestiones de gran trascendencia como es la aplicación rigurosa del principio de reciprocidad (cláusulas espejo) para los productos importados de terceros países que entran en clara competencia desleal con las producciones comunitarias.

En relación con los costes de producción, no se recogen en el documento presentado por el ministerio de Agricultura medidas claras destinadas a rebajar los mismos. Echamos en falta medidas, competencia de otros ministerios, como son las bonificaciones en materia de Seguridad Social para hacer frente a las subidas reiteradas del SMI (ministerio de Seguridad Social); la adaptación de los contratos de 90 días de la reforma laboral para las campañas agrarias (ministerio de Trabajo); el incremento de los gastos de difícil justificación y revisión de las amortizaciones para los agricultores y ganaderos en el régimen de estimación directa del IRPF (ministerio de Hacienda) y la aplicación de la doble tarifa eléctrica, con carácter estructural (ministerio de Transición Ecológica).

La ganadería es, en opinión de ASAJA, la gran olvidada del documento de propuestas del ministerio de Agricultura y que requiere un plan específico para afrontar la crisis que soporta que incluya un Plan Integral de Sanidad Animal; modificar el número de inspecciones ganaderas; acabar con la burocracia y los trámites administrativos; la disminución de la carga ganadera (PAC); la paralización de la normativa europea de bienestar animal y la salida del lobo del LESPRE.   

Por último, entre las medidas propuestas tampoco encontramos soluciones a tres problemas estructurales que aquejan al sector agrario:  la falta de vertebración del valioso recurso del agua, que sigue sin tener un tratamiento global que incluya nuevos planes e infraestructuras que permitan la optimización de los recursos; una revisión, en profundidad, del actual sistema de seguros agrarios para atender la siniestralidad extraordinaria provocada por el cambio climático desde fuera del sistema  y medidas efectivas para incorporar jóvenes al campo con un plan integral coordinado con las comunidades autónomas, capaz de revertir  las bajas cotas de relevo generacional en el sector agrario.

Por todo ello, la Junta Directiva de ASAJA no considera que las propuestas presentadas por el ministerio de Agricultura sean suficientes para abordar los numerosos y complejos problemas que afectan al sector y que le han llevado a una situación límite como ha quedado patente con la campaña de movilizaciones que durante mas de dos meses se ha llevado a cabo en todo el territorio nacional.   

Valora este artículo
(1 Voto)

Valencia, 5 de abril de 2024. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) se sumó hoy a la decisión tomada por la junta directiva de ASAJA Nacional que rechaza el acuerdo con el ministro de Agricultura, Luis Planas, y mantiene las movilizaciones en la Comunitat Valenciana y el resto de España. El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, advirtió de que “las 43 propuestas de Planas son claramente insuficientes porque no abordan los problemas de la agricultura valenciana, ni resuelven los desequilibrios de la cadena alimentaria, ni la competencia desleal de las importaciones procedentes de países terceros, ni la excesiva burocracia para los pequeños agricultores”.

AVA-ASAJA no entiende de ninguna manera la exclusión en las futuras negociaciones de las organizaciones agrarias que no firmen el documento que propone el ministro Planas. En una democracia no caben estos chantajes. Estamos dispuestos a seguir negociando porque quedan muchos asuntos pendientes por hablar, sobre todo en agricultura mediterránea, pero no podemos firmar y traicionar a nuestros agricultores y ganaderos con una propuesta que no nos abre las puertas de un futuro estable con precios dignos”.

Aguado argumentó que “el ministro ha puesto encima de la mesa algunas iniciativas positivas (como eliminar la obligación de realizar las fotografías georreferenciadas, incrementar las inspecciones a los operadores comerciales o mejorar los seguros agrarios), pero estamos decepcionados respecto a temas centrales que beneficiarían a la agricultura mediterránea. La respuesta de Planas ante las protestas agrarias está muy distante de lo que realmente necesitamos. Además, es inaceptable que el Ministerio para la Transición Ecológica, que también tiene mucho que decir en asuntos importantes como el agua, la fauna salvaje y la lucha biológica contra plagas y enfermedades, no se haya reunido con el sector ni haya ofrecido ninguna medida. Mientras el Gobierno central no negocie en base a documentos consensuados en diferentes mesas de trabajo de ASAJA, seguiremos en la calle porque nos jugamos nuestro futuro”.

AVA-ASAJA destacó que las medidas de simplificación se limitan a la Política Agrícola Común (PAC), lo que excluye a más de la mitad de los agricultores y la superficie agraria de la Comunitat Valenciana. Muchas de las propuestas tienen asimismo un carácter temporal, como la voluntariedad de cumplimentar el cuaderno digital que la organización agraria insiste en que sea indefinida. AVA-ASAJA criticó duramente al ministro porque, aunque lo había planteado el 15 de febrero, finalmente ha dejado fuera el régimen simplificado para pequeños y medianos agricultores (aquellos que perciben menos de 5.000 euros de ayudas directas al año), una medida demandada de manera unánime que hubiera dejado a la gran mayoría de los productores valencianos exentos de los controles y sanciones de condicionalidad.

Respecto a la cadena alimentaria, pese a los avances prometidos sobre todo en lo que se refiere a la Agencia de Información y Control Alimentario (AICA), AVA-ASAJA lamentó que Planas sigue sin fijar los costes medios de producción por cultivo, manteniendo al productor en una posición de desventaja, sigue sin aplicar inspecciones de oficio ante los contratos en los que figuran costes efectivos inferiores a los costes medios y sigue sin informar de los contratos que se han inscrito en el registro digital.

Aguado igualmente lamentó que las promesas del ministro en relación a las importaciones de países terceros son “un brindis al sol que dependen de Bruselas, donde debe plantarse y recabar los apoyos que hasta ahora no ha logrado. España ha de dejar de ser un don nadie en Europa y eso pasa porque el presidente Sánchez utilice el Falcon para ir a Bruselas a defender a sus agricultores en vez de ir a Brasil y Marruecos con ayudas millonarias”.

AVA-ASAJA también reclamó al Gobierno que incluya ayudas directas a los productores de viñedo, olivar y hortalizas, puesto que estos sectores no han recibido apoyo con motivo de la sequía y la guerra en Ucrania.

 

Valora este artículo
(2 votos)

Valencia, 3 de abril de 2024. Durante el último año los precios de la naranja han descendido un 18% a pie de campo pero han aumentado un 15% en los lineales de los supermercados, según un estudio elaborado por la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) a partir de los datos de la Lonja de Cítricos de Valencia y el observatorio de precios de ASAJA Nacional.

En concreto, la variedad de naranja Navel Lane Late, que se encuentra ahora mismo en una fase avanzada de recogida y comercialización, registra unas cotizaciones medias en origen de 0,26 euros por kilo (€/kg), una cantidad que supone un 18% menos que el precio medio de hace exactamente un año, cuando los agricultores percibían 0,31 €/kg en una campaña con un volumen de cosecha similar. Por el contrario, los consumidores españoles están pagando por esta misma variedad de naranja un 15% más que hace un año, pasando de un promedio de 1,65 €/kg en 2023 a 1,89 €/kg en 2024.

AVA-ASAJA, que ya había denunciado la brusca caída de los precios de los cítricos, reclama al Gobierno central que ponga en marcha una investigación a fondo para esclarecer los motivos que hay detrás de esta dispar evolución de las cotizaciones en origen y en destino. La organización presidida por Cristóbal Aguado advierte al ministro de Agricultura, Luis Planas, de que “sus 2, 18 o 43 propuestas son insuficientes si no aporta transparencia y equilibrio a la cadena de valor que es donde se juega la rentabilidad de los productores y donde hay que estar vigilante para garantizar unos precios justos”.

El dirigente agrario lamenta que “de las propuestas del ministro la mayoría son declaraciones de intenciones que no dependen de Madrid, sino de Europa, y lo que necesitamos urgentemente son realidades. Planas debe ponerse las pilas para aplicar rápidamente las medidas que son de su competencia directa y para presionar ante Bruselas sobre otras iniciativas que resultan indispensables como la revisión de los acuerdos comerciales con terceros países, la reciprocidad, el control de plagas y enfermedades, etc.”

Aguado subraya que “es curioso lo que está pasando con la naranja y otros productos agrarios, pero esta es la realidad. Mientras las personas que producen los alimentos perciben menos dinero en el campo y las personas que compran esos mismos alimentos pagan más en la tienda, es evidente que hay eslabones de la cadena alimentaria que están ganando más a costa de productores y consumidores. Y un Gobierno responsable debe velar por una cadena alimentaria justa”.

AVA-ASAJA reitera a las administraciones nacional y autonómica que lleven a cabo una intensa campaña de inspecciones de oficio a los principales operadores comerciales y cadenas de distribución “para descartar prácticas anticompetitivas, ya que, con los datos disponibles, ningún factor técnico por sí solo puede explicar de manera decisiva la pérdida del precio de venta de los citricultores, cuando se incrementan los precios a los consumidores”. Asimismo, insta a la Agencia de Información y Control Alimentario (AICA), dependiente del Ministerio de Agricultura, que investigue, y en su caso sancione, cualquier contrato de compraventa de cítricos cuyo precio esté por debajo de los costes medios de producción. 

Valora este artículo
(1 Voto)

Las organizaciones profesionales agrarias de la Comunitat Valenciana, la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA), ASAJA Alicante, LA UNIÓ Llauradora i Ramadera, la Coordinadora Campesina del País Valenciano (CCPV-COAG) y la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA-PV), así como Cooperatives Agro-alimentàries de la Comunitat Valenciana, han anunciado hoy en una rueda de prensa la puesta en marcha de una nueva fase de movilizaciones.

En la misma línea que otras comunidades autonómicas y otros países europeos, las entidades representativas del sector agrario valenciano mantendrán las protestas, iniciadas en febrero, ante las insuficientes medidas concretadas durante este tiempo por las distintas administraciones con competencias en agricultura, tanto la Conselleria de Agricultura de la Generalitat Valenciana como el Gobierno central y la Unión Europea. 

Sectorialmente, el sector convocará una o varias movilizaciones de los sectores del vino, arroz, ganadería y otras producciones que están atravesando problemas de rentabilidad.  

Después habrán tres grandes movilizaciones: una en Castellón, probablemente ante un gran centro de la distribución; una tractorada desde Elche hasta Alicante, para finalizar en el puerto de Alicante; y otra en Valencia, a través de una tractorada y manifestación que partirá de la Conselleria de Agricultura, pasará por la Delegación de Agricultura del Ministerio y acabará en la Delegación del Gobierno.

Además, las entidades representativas pedirán reuniones a nivel institucional con la presidencia de la Generalitat Valenciana, la Conselleria de Agricultura, la Delegación del Gobierno y la presidencia de les Corts Valencianes junto con los portavoces de los grupos políticos con representación, mientras que a nivel político, con el Partido Popular, PSPV-PSOE, Vox y Compromís.

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, explicó que “el sector agrario valenciano debe mantener la llama viva de las protestas porque nos jugamos nuestro futuro. Las administraciones nos han mostrado buena voluntad, pero de soluciones importantes y de garantía de precios dignos nada de nada. Europa nos ha engañado continuamente y, aunque la presidenta de la Comisión Ursula Von der Leyen se ha comprometido a muchas cosas, la comisión de Medio Ambiente del Parlamento va a tratar de bloquear medidas agraristas. La Conselleria y el Ministerio tienen que mojarse más. Si no protegemos a los agricultores y ganaderos, se quemará todo, avanzará el desierto y lo pagarán los consumidores”.

Página 1 de 140

 

 

 

Volver