ASAJA denuncia la falta de compromiso del Gobierno con el sector agropecuario ante la inminente presidencia española del Consejo de la UE

A diez días del comienzo de la presidencia española del Consejo de la UE, el Gobierno de España ha presentado las que serán sus prioridades para los próximos seis meses, en los que nuestro país pasará a liderar la agenda europea. Sin embargo, no menciona nada en materia de agricultura.
 

Los agricultores españoles y europeos se encuentran en una situación alarmante, donde la Comisión Europea propone regulaciones demasiado ambiciosas que no tienen en cuenta la realidad socioeconómica y climática que existe en el campo. En este sentido, desde ASAJA reclamamos la colaboración del Gobierno de España, en concreto del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) y el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico (MITECO), para que durante la presidencia del Consejo haga suyas las siguientes prioridades: 


Agricultura
 
-Mejorar la propuesta legislativa para las Nuevas Técnicas de Edición Genética (NGTs para que se consideren fuera de la reglamentación de los Organismos Genéticamente Modificados (OGM) y que tanto la mutagénesis como la cisgénesis queden catalogadas como no OGM. Ante unas condiciones climáticas cada vez más adversas, resultan necesarias variedades más resistentes a la sequía y a las plagas. 

-Paralizar la legislación del Reglamento de Uso de Fitosanitarios (SUR) y la Ley de la Restauración de la Naturaleza (LRN), ya que resulta ilusorio pretender eliminar el uso de fitosanitarios en un 50% y reducir la superficie cultivable, a costa de la PAC, a la vez que querer garantizar la seguridad alimentaria en la Unión Europea sin acudir a importaciones de países que en ningún caso cumplen con estas medidas. 

-Proponer la ampliación del presupuesto de la PAC en el próximo Marco Financiero Plurianual (MFP). El sector agrario necesita de inversiones para fomentar planes imprescindibles como la modernización de los regadíos. Además, pedimos que España lidere una petición para incrementar exponencialmente la reserva de crisis para hacer frente a problemas exógenos al sector agropecuario (guerra de Ucrania, inflación, costes de producción y sequía). 

-Crear un sistema privado y voluntario que genere créditos de carbono que sirva como un ingreso extra para agricultores y ganaderos, además de mitigar las emisiones de industrias contaminantes.

-Propuesta de creación de un organismo europeo que asegure el control en fronteras, en coordinación con los Estados miembros, con el objetivo de impedir la entrada de posibles plagas fitosanitarias a la UE. 

-Reclamamos el reconocimiento del papel que juegan los agricultores en el desarrollo rural y la conservación del medio ambiente, la biodiversidad y el paisaje. 
 

Ganadería

-Abogar por el statu quo para la Directiva de Usos Industriales (IED) para que no se compare el sector agropecuario con industrias pesadas, como la automovilística o la ferretera. 

-Ponderar las propuestas que se publicarán en otoño sobre bienestar animal con respecto a las buenas prácticas en granjas, transporte, matadero y etiquetado. En este sentido, el fin de las jaulas significaría la ampliación de la superficie de las granjas para que los ganaderos no perdieran rentabilidad. Sin embargo, esto chocaría frontalmente con la Ley de Restauración de la Naturaleza, que defiende la reducción de superficie agraria. 

Asimismo, no continuar con etiquetados obligatorios que vayan más allá de lo que exige la legislación, ni volver a mataderos de cercanía como imposición, ante la inseguridad jurídica que provoca. En este sentido, tampoco se deben permitir las restricciones para el transporte de animales vivos por vía marítima debido a la importancia de nuestro comercio con los países, por condiciones de calor en horas máximas al ser país de periferia y en el norte de África. 

-Paralizar de forma inmediata el Acuerdo Comercial del MERCOSUR por la imposibilidad de competir con los mismos estándares y no facilitar más acceso a Nueva Zelanda a nuestros mercados para la venta de carne (en especial ovino y caprino). 

-Proponer la modificación de los anexos de la Directiva Hábitat para declarar al lobo como especie cinegética a nivel europeo. 

-Modificar la normativa de la tuberculosis para zonas que tendrán que convivir con esta enfermedad de forma continua por imposibilidad de erradicarla. 

-Propuesta de creación de un organismo europeo que asegure el control en fronteras, en coordinación con los Estados miembros con el objetivo de impedir la entrada de posibles enfermedades animales a la UE. 

-Reclamamos el reconocimiento del papel que juegan los ganaderos en el desarrollo rural y la conservación del medio ambiente, la biodiversidad y el paisaje. 

 

 

 

Volver