AVA valora los cambios en la propuesta de la UE de fitosanitarios pero pide un informe de impacto previo

AVA-ASAJA valora los cambios introducidos en la ‘propuesta de compromiso’ de la presidencia eslovena aprobada ayer por el Con­­­­sejo para re­gu­lar la co­mercialización de fitosanitarios. El tex­to mantiene la mayor par­te de los res­­tric­tivos cri­te­rios planteados anteriormente -como prohibir que la sus­tan­cia sea can­­­­­ce­rígena o provoque infertilidad- pero permite salvaguardar excepcio­nal­­mente un producto si un Estado miembro demuestra que es cla­ve para lu­­char con­­tra una plaga o enfermedad, para lo que se concederán permisos de 5 años.

 

 

 

De igual manera, se ha aceptado que la nueva regulación  entre en vigor pro­­gre­si­va­men­te, sin alterar las autorizaciones que ya están con­ce­di­das. “La norma supondrá la retirada de un gran número de productos y complicará mu­chísimo la lucha contra las plagas porque se potenciarán las problemas de re­sis­ten­cias, pero la UE comienza a entender que no debe alar­mar con tér­mi­nos co­mo ‘pro­­ducto cancerígeno’ sin antes atender al uso que los agricultores ha­­cen de él y al be­­neficio que se obtiene” matiza el presidente de la aso­ciación, Cristóbal Aguado.

 

De cualquier manera, AVA-ASAJA exige que, antes de que sea aprobada la re­gu­la­ción, “se rea­li­ce un estudio de impacto sobre cómo afectará a la pro­ducción, un in­for­me que dé ga­­rantías de que los cam­bios introducidos no afec­tarán a la segu­ri­dad ali­men­­taria, porque no se pueden eli­minar de un plumazo cien­tos de fito­sa­ni­tarios sólo por­­ su to­xi­cidad”, advierte Aguado, quien concluye que tal cosa sería “como si se pro­hibiesen las radiografías o la quimioterapia porque pro­vocan cáncer”.  

 

El reglamento que ahora se ultima ha g­enerado una honda preocupación en todo el sector agrícola europeo y provocó de he­cho un viaje a Bruselas de una de­le­gación de AVA-ASAJA para manifestar su oposición. Ni la Comisión Europea, ni el Par­la­mento Europeo –que radicalizó la pro­puesta inicial- han atendido durante estos me­ses los in­formes oficiales del Reino Unido, Ir­lan­da o Italia así como del Copa-Co­ge­ca (la entidad eu­ropea de agricultores y coo­perativas) que alertaban de que la im­plan­­tación de la norma podría provocar la eli­mi­nación de hasta el 80% de fi­to­sa­ni­tarios hoy existentes y de un por­cen­taje si cabe mayor en el caso concreto de los in­secticidas, que son los que más necesita la agricultura me­di­te­rránea. 

 

Por este motivo y ante la fuerte criba de fitosanitarios ya realizada por la re­gulación aún vigente, AVA-ASAJA insiste en reclamar tanto a la UE como a la Ad­ministración española la creación de centros de investigación para la defensa de los pesticidas estratégicos para determinados cultivos así como para el fomento de al­ter­nativas biológicas en la lucha contra las plagas.  

 

AVA-ASAJA valora igualmente la inclusión del llamado "reconocimiento mu­tuo", un principio que permitirá que los productos reconocidos en una región pasen au­tomáticamente a aprobarse en toda su demarcación. La CE propone tres regio­nes: Norte, Centro y Sur (esta última a la que pertenece España). 

 

Volver