AVA advierte que la “ineptitud” del Gobierno “crispa” y hará fracasar el plan de reconversión de cítricos

AVA-ASAJA advierte que el decreto del Plan de Re­­­­­­­conversión Varietal de Cítricos que el Mi­nis­te­rio de Medio Ambiente y Medio R­u­ral ha presentado esta mañana a las or­ga­ni­za­ciones agrarias y a las cooperativas es­tá abo­­­­­cado al fra­caso. Para su presidente, Cristóbal Aguado, el borrador que el Go­bier­no ha de­fen­di­do y que próximamente será consensuado con la autonomías pro­duc­to­ras “margina y maltrata a casi el 60% de citricultores por lo que sus resultados ni si­­quiera se acercarán al objetivo per­se­gui­do”, esto es, ampliar la oferta citrícola para adaptarla mejor al mercado.

 

 

Aguado rei­tera que, de no mediar un cambio de actitud de última hora, “la ineptitud de al­gu­nos burócratas lo­­grará transformar lo que era una bue­na idea y un buen pro­yec­to en al­go ineficaz que sólo contribuirá a crispar aún más a los citricultores”  Efectivamente y como ya denunció AVA-ASAJA hace dos meses refiriéndose al primer borrador, el decreto mantiene la exigencia a los pro­ductores ‘libres’ de com­­­­prometerse por es­crito a vender toda su co­­secha a un ope­rador concreto du­­rante las tres cam­pañas posteriores a la inversión que se vaya a subvencionar.

 

Pa­ra Aguado tal re­qui­­­sito “es una discriminación que va en contra del li­bre mercado porque sitúa al pro­duc­tor en situación de de­bi­lidad frente a los co­mer­cios al negarle la posibilidad de negociar un precio”. Asimismo, el líder agra­rio la­men­ta que para “ga­nar una ayuda se tenga que re­nunciar antes al mer­cado” e incluso advierte que la medida podría “fomentar la venta a resultas (sin precio para el productor) que pre­cí­sa­mente ha conducido al sector a la peor crisis de su historia”. 

 

El decreto concreta la aportación estatal en el 15% de la inversión sub­ven­cio­na­da y permite ampliar este porcentaje cinco puntos, si se trata de un agricultor profesional y otros tantos más si la explotación beneficiaria se encuentra en una zo­na calificada como desfavorecida así como si el solicitante es un citricultor joven (me­­­nos de 40 años). La financiación a cargo del Ejecutivo central que­daría pues si­tua­da en un máximo del 30%. La Generalitat, según lo aclarado hoy, aportaría el mismo porcentaje y contribuiría pues a financiar hasta un 60% de la re­con­versión, pero en la inmensa mayoría de los casos la financiación se quedará en el 30%.

 

Atendiendo a estos por­cen­tajes parece claro que el plan, lejos de lo anun­ciado en un primer momento, no pondrá compensar a los productores por los años de merma de la co­secha que tendrán que asumir por el cambio varietal. La cor­te­dad de las ayudas tampoco contribuirá a pa­­­­liar la crítica situación que vive el mer­ca­do de plantones cu­yas cifras en 2007 se re­­­­­­dujeron a mínimos históricos de sólo 2,17 millones de unidades, por las 4,3 mi­llo­nes de 2006. AVA-ASAJA se opone igualmente a que el decreto deje fuera a aquellos cam­pos que se hayan descuidado a causa de la pérdida de ren­tabilidad del cultivo por­que “con variedades nue­vas y modernas podrían adap­tar­se al mercado y seguir con­tri­­bu­yendo al man­tenimiento del paisaje y del me­dio­am­bien­te”, advierte Aguado. 

 

Por todo lo cual, el presidente de AVA-ASAJA reclama al Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural que “en lugar de poner trabas con requisitos re­dac­tados con mala fe para reducir el número de beneficiarios, reflexione y tenga en consideración la opinión de la inmensa mayoría del sector”.

 

Volver