AVA-ASAJA advierte que la subida del precio del arroz no compensa el aumento del gasoil y los fertilizantes

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) lamenta que la subida de los precios del arroz provocada por la si­tua­ción internacional no haya servido para compensar el fuerte in­cre­men­­to paralelo su­fri­­­do en los costes de producción. “El arrocero va­len­cia­no no puede vivir del mercado por­­que la coyuntural mejora en las cotizaciones se la es­tá ‘co­miendo’ el disparatado au­­mento de los precios de los fertilizantes y del gasoil y además sus ingresos se ven menguados cada año por las limitaciones que conlleva el producir dentro del parque natural”, explica el pre­sidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Agua­­do.

 

 

 

Efectivamente, los productores tuvieron en la campaña 2006/07 precios de al­­­­­­re­­dedor de 0,22 euros/kg, que en la 2007/08 mejoraron hasta los 0,26 euros/kg, can­­tidades aún inferiores a las que se pagaban hace una década, de unos 0,31 eu­ros/­kg. De hecho, teniendo como referencia las cotizaciones alcanzadas en aquella tem­porada, la 1997/98, y sólo aplicando la subida del IPC de cada año, los precios en ori­­gen de­bieran situarse en 0,41 euros/kg, casi el doble de cómo se terminaron de pa­­gar la pasada temporada.  

 

Una vez concluida la siembra de la presente campaña, la 2008/09, las ac­tua­les ofer­tas por el cereal aún al­­ma­­­­cenado con­fir­­man la tendencia alcista que se está dando en los mercados in­­­­­­ter­nacionales, cuya ofer­ta se ha visto menguada por las res­­tric­cio­nes a la exportación im­­puestas por los principales productores mundiales.

 

 

Así, al blo­queo del su­ministro de China, In­dia, Vietnam y Egip­to se une tam­­bién la reducción de la pro­duc­ción na­cional por la sequía. Además, en las regiones pro­duc­toras an­da­luzas y ex­tremeñas se ha pasado a pro­ducir un tipo de arroz distinto al valenciano y al cul­ti­vado en Amposta (el ‘largo’ o ‘japónica’, más propio de la ofer­ta asiática y dis­tinto al de la Albufera, el ‘redondo’ o ‘índica’). La cosecha de este año, por otra parte, se ve­rá mermada por los graves problemas de germinación que se han dado a causa de las lluvias, lo que ha obligado a resembrar muchas parcelas.  Y es que, frente a ese incremento del 19% de los precios en origen, el gasoil ha subido un 40% en el último año y el coste de fertilizantes básicos como la urea lo ha hecho otro 70%. Factores que, al tra­tar­se de un cultivo extensivo y altamente me­ca­nizado, son determinantes a la ho­ra de calcular los cos­tes finales. 

 

Por otra parte, las limitaciones fitosanitarias o de infraestructuras impuestas por trabajar en un parque natural también menguan de forma importante los ingresos de los pro­duc­to­res. En este sentido, AVA-ASAJA lamenta que el Plan de Desarrollo Ru­ral Valenciano 2007/13 aprobado recientemente por la UE no contemple una par­tida para re­sarcir a los pro­ductores por tal concepto, ayudas que sí se in­clu­yen en cam­bio en los planes para espacios de la Red Na­tura 2000 de Asturias, Ma­drid y Navarra. La his­tó­rica petición que realizó esta asociación a la Generalitat y que fue rechazada por Bruselas hubiera supuesto una ayuda eu­ro­pea de 55,5 euros/Ha.  

 

Volver