AVA advierte que el colapso causado a los cítricos de Florida por las plagas podría repetirse en España

México y California han extremado la alerta para evitar la introducción desde Florida de dos de las más devastadoras en­fer­me­dades de cuarentena que afectan a los cítricos, la Cancrosis y el Greening. El estado norteamericano de la costa atlántica, tras gastar cientos de millones de dólares en indemnizaciones por el arranque de los árboles afectados, no ha sido capaz estos años de frenar la expansión de sendas plagas foráneas.

 

 

 

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, advierte que “si las autoridades europeas y es­pañolas no se toman en serio la amenaza fitosanitaria y mejoran los controles, la Co­munitat pue­de sufrir un colapso similar al causado estos años en EEUU”. Los citricultores de Florida, el segundo productor de zu­mo de naranja del mun­do, sufrieron primero a golpe de huracanes la expansión irrefrenable de la can­cro­­sis (Citrus canker), una bacteria foránea que procedía de Sudamérica, que puede acabar con el cítrico, reduce la productividad del árbol y que se propaga por el aire, por el utillaje y por los frutos.

 

Las autoridades han autorizado durante estos años el arranque de 865.000 frutales cítricos or­na­mentales ubicados en jar­dines de zo­nas residenciales, 11,3 mi­llones de árboles de citricultores y otros 4,3 millones de plan­­to­nes. La desaparición de esos 17 millones de árboles –el equivalente a una cuar­ta par­te de la superficie citrícola valenciana- no ha logrado tampoco ­frenar el ‘cancro’.  

 

El ‘Greening’ (Huanglongbing) apareció por primera vez en América en 2004, en Brasil pero sólo un año después era detectado en Florida. Hoy hasta 30 con­da­dos de Florida ya han sido infectados por esta plaga, que reduce drásticamente la producción de los árboles y que afecta además al sabor de la fruta.

 

La expansión de sendas en­fermedades ha pro­vo­cado además un serio en­frentamiento con el resto de es­tados norteamericanos con zonas citrícolas, como Ca­li­fornia o Texas, cuyas autoridades han impuesto se­rias restricciones al comercio con Florida, que ya se abastece masi­va­­mente de naranjas de Brasil o China para garantizar el su­ministro a su industria de zumos. Ahora es México el que en última instancia ha extremado la alerta para evitar la llegada de sendas enfermedades.

 

“Hemos visitado Florida y es sorprendente ver que casi todo lo sembrado ya está infectado, nos preocupa porque con los recursos y tecnología de EEUU no han podido controlar esta plaga”, dijo hace días el presi­dente de la Comisión Especial de Citricultura y diputado del PRI, Pedro Montalvo. 

 

“Europa es el primer importador de frutas del mundo pero su nivel de pro­tección sobre las plagas foráneas es inferior al de muchas naciones menores y des­de luego está a años luz de la política en este sentido de EEUU, que ahora parece haber bajado los brazos en la lucha contra las plagas que ya padece”, denuncia Aguado, quien advierte que como ahora “México, la UE debe tomar buena nota, protegerse y extremar las cautelas”.  

 

Volver