Cientos de agricultores arrancan las protestas con una ‘hoguera del vino’ en Utiel-Requena contra “el plan de Bruselas para matarnos”

Cientos de agricultores de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) y otras organizaciones agrarias y cooperativas de la comarca de Utiel-Requena han realizado hoy una ‘hoguera del vino’ en Caudete de las Fuentes contra “el plan preconcebido de Bruselas para matarnos a los agricultores y ganaderos europeos y sustituirnos por las importaciones procedentes de países terceros que tienen los mismos derechos que los Estados Miembros pero no tienen las mismas obligaciones laborales, fiscales, fitosanitarias o medioambientales”, tal como ha asegurado el presidente de AVA-ASAJA Cristóbal Aguado.

 

La quema de una montaña de cepas y sarmientos, acompañada de carteles reivindicativos como “Las políticas agrarias pisotean al sector”, “Una PAC que no sirve” o “Sin viña no hay vida, ha sido la primera protesta convocada por AVA-ASAJA, a la que se han sumado La Unión, la Coordinadora Campesina del País Valenciano (CCPV-COAG), Cooperatives Agro-alimentàries, la Asociación de Viticultores Cava de Requena y la Denominación de Origen Utiel-Requena.

Aguado ha denunciado que “nuestros enemigos están en Bruselas. Otros países europeos están levantando la voz e incluso en los Países Bajos han creado un partido político para defender a los productores. Creo que la estrategia marcada por la Comisión es la muerte de los agricultores y, por tanto, la muerte del campo europeo. O cambiamos las políticas agrarias, o habrá más campos abandonados, más incendios, más despoblamiento y alimentos más caros. Somos los primeros ecologistas que cuidamos el bosque verde que no se quema y que llenamos las neveras. Y eso merece un reconocimiento real en forma de precios justos y estabilidad”.

El responsable de Utiel-Requena de AVA-ASAJA, Luis Julián Pérez, ha señalado que “la comarca está arruinada, la situación es mala, peor de lo que pensamos. Hay muchas familias que no pueden ni pagar la seguridad social y no van a salir adelante. Debido al cambio climático producimos la mitad que hace unos años. Debido a la guerra nuestros costes se han duplicado o triplicado. Y los precios son ruinosos. Necesitamos medidas de apoyo ya”.

 

AVA-ASAJA ha reclamado aprobar ayudas directas a los productores de uva y olivar, ampliar las establecidas para almendra, cereales y ganadería, adoptar medidas de apoyo como la vendimia en verde (la Conselleria de Agricultura la pidió ayer al Ministerio), la destilación de crisis o y ayudas al abandono definitivo de viñedos, flexibilizando el desvío de los fondos sobrantes del PASVE a estas medidas de apoyo. También ha solicitado incrementar en todas las pólizas de seguro que tengan cubierto el riesgo de sequía hasta el 70% del coste (el máximo permitido por la legislación) a cargo de la subvención de las administraciones, derecho de riego de apoyo a todos los cultivos leñosos de secano, agilizar los pagos de las ayudas de la PAC del año 2023, resolver los errores administrativos que están provocando la denegación del 15% de subvención adicional por cultivo ecológico en resoluciones de planes de mejora y prorrogar la bonificación del gasóleo B.

Asimismo, la organización agraria insta a las autoridades comunitarias a impulsar una PAC más mediterránea y que contemple la necesidad de apoyo a los sectores de secano y de nuestro modelo ganadero sostenible, exigir reciprocidad en las producciones agrícolas y ganaderas que se importan de países terceros, de forma que existan las mismas condiciones de producción dentro y fuera de la Unión Europea para los alimentos que llegan a nuestros consumidores, flexibilizar los plazos y las exigencias establecidas por las iniciativas legislativas incluidas dentro del Pacto Verde Europeo para que los agricultores y ganaderos europeos puedan adaptarse sin menoscabar la rentabilidad de las explotaciones, retrasando la entrada en vigor y flexibilizando las condiciones del cuaderno digital de explotación.

Ataques franceses

AVA-ASAJA ha pedido a las autoridades españolas y francesas que protejan las producciones agroalimentarias españolas que atraviesan las carreteras francesas. Aguado ha recordado que “los agricultores y ganaderos españoles cumplimos las mismas normativas europeas que los franceses y, por tanto, no somos una competencia desleal como sí lo son las importaciones que llegan de países terceros. El sector agrario europeo ha de mantenerse unido contra nuestros enemigos comunes: los políticos comunitarios que no pisan tierra, que se mueven por un ecologismo filosófico y radical, y que parece que quieran expulsarnos para dejar espacio a los alimentos de fuera”.

 

 

Volver