Movilizaciones

Cerca de 400 tractores participaron en las tres marchas convocadas por los agricultores de la provincia el pasado viernes 16 de febrero que, sin incidentes, discurrieron por carreteras secundarias paralelas a las autovías A-31 (Alicante-Albacete) y A-7 (autovía del Mediterráneo).

La prohibición del Tribunal Superior de Justicia de permitir tractoradas por el itinerario previsto obligó a 250 vehículos agrícolas en San Isidro, 120 en Villena y 50 en Planes, a movilizarse por caminos y núcleos urbanos. Estas manifestaciones han tenido como principal punto de protesta el polígono industrial de La Granadina, en San Isidro, donde han acudido la mitad de los tractores, unos 200.

Tras arrojar al suelo unos 8.000 kilogramos de limones en protesta por sus bajos precios, desde allí se dirigieron a muy baja velocidad por la carretera N-340 hasta los alrededores de un centro comercial de Orihuela, donde se concentraron.

Los 120 tractores que secundaron la marcha convocada junto a la autovía que comunica Alicante con la meseta (la A-31), a la altura de Sax, sí pudieron acceder al interior de la ciudad de destino, Villena, sin incidentes y tras un recorrido por una carretera de servicio junto a la autovía. El resto de unidades participaron en la marcha convocada en Planes y que recorrió algunas pequeñas poblaciones del interior alicantino, ante el aplauso de muchos de sus vecinos.

 

Las principales organizaciones agrarias de la Comunitat Valenciana -Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA), ASAJA Alicante, LA UNIÓ Llauradora i Ramadera, la Coordinadora Campesina del País Valenciano (CCPV-COAG) y la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA-PV)-, con el apoyo de las Cooperativas Agro-alimentàries de la Comunitat Valenciana, han organizado hoy en el puerto de Castellón la que es la primera movilización conjunta del sector para denunciar la competencia desleal y la entrada de plagas y enfermedades. Agricultores y ganaderos vaciaron cajas con banderas de países terceros que contenían mandarinas en protesta contra la entrada de plagas y enfermedades como el cotonet, la falsa polilla, el HLB o la mancha negra que han introducido países terceros o que amenazan con llegar a Europa sin los controles debidos.

Las protestas de ASAJA han provocado que la primera y segunda etapa de la Vuelta a Andalucía se suspenda. Esta competición iba a celebrar sus primeras citas entre las localidades granadinas de Almuñécar y Cádiar así como en Vélez-Málaga y Alcaudete (Jaén). Los agricultores también lograron colapsar las carreteras de acceso a Sevilla durante más de cinco horas.

Por su parte, en la Región de Murcia los agricultores del Campo de Cartagena cortaron el tráfico a la altura de la Asamblea Regional. Docenas de vehículos, tanto tractores como camiones y remolques, algunos cargados con limones y otros productos hortofrutícolas, estacionaron en ambos carriles de la avenida impidiendo la circulación de vehículos.

Cerca de un millar de personas con 200 tractores vinculadas directamente o indirecta al sector vitivinícola valenciano han participado este jueves en una marcha por las calles de Requena (la Plana d'Utiel-Requena) para reclamar unos precios “dignos” de la uva destinada a la elaboración tanto de vinos como de cavas.

Las principales organizaciones agrarias de la Comunitat Valenciana –la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA), ASAJA Alicante-Jóvenes Agricultores, la Federación Provincial de Agricultores y Ganaderos de Castellón (FEPAC-ASAJA), La UNIÓ de Llauradors i Ramaders y la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos del País Valencià (UPA-PV)–  participaron en la manifestación y tractorada convocada el 14 de febrero, en Valencia ante la situación límite de los agricultores y ganaderos.

 

La Asociación de Ganaderos de Bous al Carrer de la Comunitat, junto a Ava-Asaja y La Unió de Llauradors, se concentró para reclamar a la Generalitat medidas de auxilio que eviten el sacrificio de más animales debido a la cancelación de festejos taurinos por el coronavirus.

En plena semana fallera, con las fiestas canceladas por el Covid-19, la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) ha procedido a quemar esta mañana un campo de naranjas de Algemesí, una ‘cremà’ de naranjos arrancados para escenificar la grave crisis de rentabilidad que atraviesan los agricultores y ganaderos valencianos.

Más de 300 tractores de los arroceros valencianos, convocados por la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) y LA UNIÓ de Llauradors, han protestado hoy por las calles de València para reclamar a las distintas administraciones un paquete de medidas de apoyo y estabilidad necesarias para garantizar su viabilidad ya que las ayudas directas a las explotaciones arroceras de la Comunitat Valenciana podrían descender a unos niveles que, en la mayoría de casos, no permitirían la supervivencia del cultivo. Un estudio elaborado por ambas organizaciones cuantifica que la propuesta del Gobierno español de la futura PAC 2023-2027 arrojaría unas pérdidas superiores a los 35 millones a los arroceros valencianos.

Más de 2.000 personas han participadoen la protesta conjunta que han organizado la totalidad de las organizaciones profesionales agrarias de la Comunitat Valenciana –la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA), ASAJA Alicante-Jóvenes Agricultores, La UNIÓ de Llauradors i Ramaders, la Coordinadora Campesina del País Valencià (CCPP-COAG) y la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos del País Valencià (UPA-PV)– para reclamar medidas de apoyo a todas las administraciones ante la escala histórica de los costes de producción y la crisis de precios en origen.

La multitudinaria tractorada-manifestación convocada  por todas las organizaciones profesionales agrarias de la Comunitat Valenciana –la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA), ASAJA Alicante-Jóvenes Agricultores, La UNIÓ de Llauradors i Ramaders, la Coordinadora Campesina del País Valencià (CCPP-COAG) y la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos del País Valencià (UPA-PV)–, con el apoyo de Cooperatives Agro-alimentàries y más de cien entidades de la sociedad civil y ayuntamientos, reunió a más de 8.000 personas y 250 tractores en la ciudad de Valencia para reivindicar a todas las administraciones un paquete de medidas que garanticen una rentabilidad digna de las explotaciones agropecuarias.

 

Página 1 de 2

 

 

 

Volver