La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA) nació en 1977 al amparo de la Ley Reguladora del Derecho de Asociación Sindical que, en plena transición a la democracia, abrió las puertas al desarrollo de la sociedad civil y a la constitución de las primeras organizaciones profesionales independientes. El 24 de mayo de ese año trece agricultores firmaban el Acta Fundacional de AVA y nombraban como primer presidente a Manuel García Iglesias.

AVA se consolidó rápidamente como representante del sector agrario valenciano, consiguiendo en las elecciones a Cámaras Agrarias de 1978 hasta 15 de los 24 puestos de la provincia de Valencia. En 1983 y en coherente sintonía con sus planteamientos fundacionales, AVA se integró en la Confederación Empresarial Valenciana (CEV).

Vicente Hernández, quien desde 1980 presidía la sectorial de pozos, se convirtió el 29 de marzo de 1984 en el segundo presidente de la entidad. Fueron tiempos de importantes movilizaciones en la calle y en esa misma época nació la revista ‘Agricultura Valenciana’, que posteriormente pasó a denominarse ‘Agricultores y Ganaderos’.

Las organizaciones profesionales agrarias de corte reformista y moderado CNAG, CNJA y UFADE –a la que pertenecía AVA– se fusionaron en 1989 para crear la más importante asociación española del sector agrario, ASAJA, de la que Hernández ocupó la vicepresidencia. También años más tarde, en 1994, AVA-ASAJA se fusionó con el centro provincial de Jóvenes Agricultores de Valencia.

Ante el crecimiento de la asociación y con el objeto de dar cumplida respuesta a las necesidades de los agricultores, la entidad fue ampliando su gama de servicios profesionales y de forma paulatina se fue trasladando a sedes con mayor espacio y dotadas de mejores medios, hasta culminar con el actual edificio de ocho plantas que ocupa en Guillem de Castro.

En enero de 1997 la Asamblea de AVA eligió presidente a Cristóbal Aguado, quien desde entonces ha sabido enriquecer el legado de Vicente Hernández, avanzando con paso firme en el desarrollo de una estructura cada vez más fuerte y moderna. Efectivamente, a lo largo de esta tercera etapa el crecimiento de AVA ha sido imparable tanto en protagonismo mediático y reivindicativo como en capacidad negociadora y de representación de los intereses del campo valenciano a escala autonómica, nacional e incluso europea.

Buena prueba del grado de desarrollo alcanzado por la organización son la puesta en marcha de sectoriales hasta alcanzar el actual número de 25, la inauguración de nuevas delegaciones en los pueblos y el aumento de todo tipo de servicios para los asociados. Las celebraciones con motivo del 25, 30 y 35 aniversario de la asociación, así como la entrega de las Distinciones AVA y las jornadas internacionales organizadas en Valencia, ponen de relieve la gran influencia social alcanzada por la organización agraria.

 

En la actualidad, AVA-ASAJA cuenta con más de cincuenta empleados y colaboradores que ofrecen al agricultor, de manera ágil, eficaz y en unas condiciones económicas ventajosas, todos los servicios que precisa tanto para cumplir la legislación vigente como para optimizar la gestión empresarial de su explotación.

laboral

Volver