Aguado: “los ganaderos deben unirse para hacer frente a la crisis que atraviesa el sector”

El presidente de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA), Cristóbal Aguado, ha destacado el peligro en el que se encuentran las explotaciones ganaderas valencianas, “la mayoría de las cuales deberá echar el cierre si la situación no cambia”, y ha alentado a los jóvenes a “unirse bajo el paraguas de una organización agraria porque un sector unido tiene mayor capacidad de hacer frente a este tipo de adversidades”. Durante la VIII Jornada de Jóvenes Agricultores, y ante más de cien ganaderos, el presidente de la organización agraria ha calificado la situación de “inaceptable” porque “el enorme esfuerzo que los ganaderos valencianos han realizado para la modernización de la actividad, llegando a hipotecarse para adaptarse a la legalidad, debería compensarse con garantías por parte de las administraciones”. 

 

Aguado ha exigido la tutela de todas las administraciones para arbitrar un código ético en el comercio que dote de transparencia el proceso de formación de precios para superar la crítica situación de las cabañas ganaderas valencianas. 

 

 La jornada ha contado con la participación de la Directora General de Producción Agraria, Laura Peñarroya, quien ha destacado el “carácter imprescindible de la actividad ganadera para el mantenimiento de la población en el medio rural” y ha definido a la cabaña valenciana como “un sector que goza de altas cotas de competitividad”. Peñarroya ha informado a los ganaderos de las medidas que la Conselleria va a poner en marcha de manera inminente, como una subvención de los intereses de los préstamos, con un límite máximo de 3.000 euros por ganadero, un convenio con las entidades de crédito para que los productores accedan a préstamos con un interés preferente y la creación de una comisión de seguimiento en la que representantes de las administraciones y del sector puedan consensuar estrategias para mejorar el sector. 

 

Por su parte el Director del CITA, Manuel Láinez, ha destacado, entre las características del sector ganadero valenciano, el “excesivo individualismo de los productores, una dispersión que les perjudica en la comercialización”. En cuanto a las estrategias para afrontar la presente crisis, Láinez ha apostado por “la reducción de los costes, mediante el aumento de la productividad o la disminución del coste de los inputs, el aumento del valor del producto que se vende, apostando por la calidad o la búsqueda de nuevos productos para mercados locales, y la mejora de la gestión técnica, financiera y económica de las empresas, con un análisis continuo de los costes”. 

 

Durante la jornada también se ha entrado de lleno en una de las posibles alternativas de futuro para el sector como es la producción y la comercialización en común de la mano de Enrique Bayona, director del Grupo Arco Iris, quien ha recalcado que “en el sector asociativo es fundamental la transparencia y fijar objetivos comunes que se den a conocer tanto a los ejecutivos de las empresas como a los propios ganaderos”. 

 

La consellera de Agricultura, Maritina Hernández, ha clausurado la Jornada presentando los pilares de su gestión ante este “momento difícil que atraviesan todas las explotaciones ganaderas de la Comunitat Valenciana”. Hernández anunció que la CAPA trabajará en una planificación del sector para delimitar las cabañas más rentables, en un aporte tecnológico innovador para solucionar los actuales problemas, y en un apoyo económico a corto, pero también medio y largo plazo, para modernizar las granjas.

Volver